Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

¡Cuidado! No te quedes sin agua caliente este invierno

Actualmente, la mayoría de los edificios cuentan con sistema de calderas para el calentamiento central del agua. Sin embargo, estas instalaciones pueden implicar un alto riesgo para los residentes en caso de fallar. La razón, es que funcionan a presión y una omisión o negligencia en el mantenimiento podría ocasionar la falla en el suministro de esta o hasta una explosión. Melissa Montiel, Administradora y Socia de la empresa Construye Comunidad, entrevistó al experto Daniel Caviedes, dueño de la empresa de mantención de calderas “Servicios Caviedes”, para saber más sobre el funcionamiento, importancia y precauciones que se deben tomar para un buen rendimiento de éstas.

¿Qué es una caldera? ¿Para qué sirve?

 

“Es importante una central térmica unificada en un edificio, puesto que hay muchos edificios que cuentan con su propia caldera, calefón o termo dentro de su departamento, pero estos terminan siendo sistemas de mayor riesgo y poco eficientes”. Así lo asegura el representante de la empresa de mantención de calderas “Servicios Caviedes, Daniel Caviedes. Las calderas son artefactos generadores de calor y que el mismo se conduce en forma de agua o vapor. Como todo elemento que trabaja a presión, puede producir una brusca expansión del vapor y del agua de su interior. Los accidentes se producen generalmente por el colapso de alguno de los componentes del sistema. Por ejemplo, corrosión o fallas del instrumental de seguridad.

 

¿Por qué un edificio puede tener más de una caldera?

 

Según nos cuenta el experto, todo depende del proyecto de calderas que se haga en cada edificio el cual, debe ser aprobado por el comité de acuerdo a la cantidad de departamentos que tenga, por ejemplo “un edificio puede tener 21 pisos, pero puede tener 5 departamentos por piso o podemos tener un edificio de 21 pisos, pero podemos tener 13 o más departamentos por piso. Según esto, se hacen pruebas de simultaneidad con un 60% o 70% del edificio ocupando el servicio, si no se presentan problemas, se pone a andar el proyecto con la cantidad de calderas que se necesiten” explica Daniel. Sin embargo, agrega que eso depende también del tipo de caldera. “Cada instalador ofrece la caldera que a él mejor le conviene para el servicio que necesita prestar”.

 

¿Cuáles son los elementos básicos que debe tener una administración en cuanto a la supervisión de un buen mantenedor de caldera?

 

Es muy importante que la empresa a cargo sepa a quién va a poner como responsable de la central térmica, el grupo electrógeno y la sala de bomba, además, que el comité de administración cuente con una persona que, de manera periódica revise el trabajo que ellos están ejecutando ya que, según nos cuenta el experto, es imposible detectar una falla en un plazo largo cuando el comité no ha revisado “el mantenedor muchas veces pasa por alto puntos muy importantes a la hora de solucionar un problema. Cuando ya ha pasado mucho tiempo, es imposible recuperar una. Es importante conocer a la persona que va a realizar ese trabajo y la experiencia que esta tenga.”

 

De acuerdo a esto, Daniel nos cuenta una de sus experiencias en uno de los edificios que tomó y que presentaba graves problemas con sus calderas “Cuando llegamos a trabajar con el edificio, nos encontramos con que la central térmica estaba a punto de colapsar, tenían dos estanques y una caldera a punto de perderse por filtraciones graves”. El problema, tuvo tal magnitud que dejó a los residentes de dos pisos sin agua caliente, esto se produjo según explica el experto, porque “aunque las dos calderas estuviesen funcionando al 100%, las filtraciones de agua impedían que a las horas de mayor consumo se lograra suministrar a todos los que demandaban el servicio”.

 

Por este motivo, ser minucioso en las mantenciones toma un rol muy importante ya que, como afirma Daniel, pequeñas filtraciones pueden terminar en grandes problemas si no se detectan a tiempo, más aún por los movimientos sísmicos que tenemos comúnmente en nuestro país, explica Daniel “La empresa mantenedora anterior, lamentablemente no se había fijado en este detalle, lo que provocó que las calderas no tuvieran un flujo de agua constante. Con las válvulas de bola despejadas, mejoró en un 100% el flujo de agua”.

 

“Siempre y cuando se hagan las mantenciones correspondientes y se informen las fallas a oportunamente al comité, una caldera puede durar perfectamente 20 a 25 años de vida útil”, concluye el experto y por último agrega “Una falla no puede esperar tanto cuando los equipos son tan delicados”. 

 

 

Melissa Montiel
3/5/2018
Melissa Montiel
Construye Comunidad Administración

Artículos destacados

Mantente informado de las últimas noticias sobre administración y vida en comunidad
Compartir

Comentarios